veronica Lopez

Verónica Lozano

Toledo | Asociación Mille Cunti |

Desde lo más dentro de mí, me presento: soy Verónica, y desde España os confieso que aún no me puedo creer haber vivido esta experiencia. Es el primer viaje fuera de España y haberlo hecho con este proyecto es increíble, no hay formas de agradecer esta oportunidad.

Nos levantábamos cada mañana con auténtica ilusión por ver que nos deparaba el día, por ver que nos tenían preparado Maria Grazia, Mariana y todo su equipo. Teníamos ilusión hasta por ver que nos había preparado de desayuno nuestra magnífica Chef Claudia, así que imaginaos. Actividades, cantajuegos, teatros, bailes, canciones, pintacaras… Nos convertimos en artistas, cada uno a su manera y dejando su huella en cada obra. Hubo premios al mejor corto, al mejor actor o actriz del teatro, a dibujo y a la comida más creativa, pero todos sabemos que el mejor premio y regalo era vivir aquella experiencia juntos y abrazarnos cuando alguna actividad acababa.

Era tan real la emoción tras cada trabajo que no existen palabras, y sino que se lo digan a Mariana…
En cualquier momento, entre actividad y actividad, tres magníficos cantantes, o “aficionados” según decían, se unían junto a una guitarra y nos deleitaban con versiones de preciosas canciones. De manera que Italia, Macedonia y Rumanía se unían al cante, y los demás realmente emocionados por tal unión.

También destaco a esos locos y locas que no paran de hacer tonterías, de contagiar sus risas maravillosas, de querer añadirse al club de los locos para hacer la croqueta en el suelo, de subirse al sitio más extraño cuando una voz de tantas gritaba “THE FLOOR IS LAVA”. Aunque todos sabemos que si vemos a esos locos y locas llorar, se nos cae el mundo encima pero, nunca dejéis de alegrarnos los días con vuestra alegría, darnos vida y mostrarnos lo más hondo y bonito de vuestro corazón.

veronica Lopez

Destaco a todos y cada uno de los que vivimos intensamente aquellos 10 días, a los que se convertían en hermanos y hermanas para cuidar a los demás, a los que les brillaban los ojos mientras intentaban aprender el idioma de sus compañeros, a los que abrazaban sin pedir nada a cambio y sin falta de palabras para pedirlo, a los que repetíamos una y otra vez los platos de comida, a los que aplaudíamos a veces sin motivo pero con el simple hecho de agradecer a los cocineros, a los monitores, a Salvo, Sabrina y Alessandra. Cualquier gesto servía para agradecer, o esa era nuestra intención.

Brindo por cada actividad, por cada mensaje metido en la caja, por todas las palabras bonitas, por los ojos llenos de emoción y ese nudo en la garganta al pensar en el último día, por todos los abrazos muy fuertes que se veían en todos los lugares, y que sin pensarlo se convertían muchas veces en abrazos grupales en los que no queríamos separarnos.
Este proyecto ha creado una familia formada por chicos y chicas de Italia, Macedonia, España, Rumania y Francia y todo el Staff al que adoramos y al que tanto tenemos que agradecer por cuidarnos y querernos tanto.

Acaba este proyecto con mucha resaca emocional, no he podido ser más feliz. Ojalá pueda repetir un proyecto similar que estoy segura que sera igual o mejor, y volver a formar una familia tan bonita.

Todos sabemos que es un “Hasta pronto” y que volveremos a abrazarnos muy pronto.
Os llevo siempre conmigo, Erasmus+ 7+1 AIR.

Con un abrazo por bandera, personas de diferentes países unían sus corazones como una auténtica familia.