Testimonios – Ricardo en Rumanía

Y tocó de nuevo volver a la rutina, como siempre ocurre al finalizar cada Training o Intercambio juvenil. Por ello, tras la resaca emocional toca hacer un poco el balance de la experiencia vivida.

Gracias a la Asociación A.C.T.O.R. y a Mille Cunti, he tenido el privilegio de participar en esta formación específica para conocer mejor la figura de mentor de los EVS, al igual que saber cuáles son sus obligaciones y tareas, en Codlea (Rumanía) del 14 al 22 de Abril.

He de decir, que como “primerizo” dentro del mundo del mentoring, ha sido muy fructífero el poder rodearme durante una semana de gente con muchísima experiencia dentro de este campo. Y es que el poder compartir mesa con gente venida de diferentes países y asociaciones (Pistes Solidaire, Francia; Compass Európai Ifjúsági Közösségert Egyesület, Hungría; CAT, Polonia; Associazione Culturale Link, Italia; Patronato Hogar Nuestra Señora de los Ángecles, España; De wissel vzw, Bélgica; ASOCIACIJA ESTA SALTES, Lituania; SEIKLEJATE VENNASKOND, Estonia; GAIAC, Portugal; HELLENIC YOUTH PARTICIPATION, Grecia; A.C.T.O.R., Rumanía) da para mucho:

Para compartir experiencias, para compartir conjeturas, para crear juntos herramientas que cada uno pueda utilizar en su día a día junto a sus EVS y poder enseñar todo lo aprendido a los integrantes de nuestra propia asociación al terminar dicha formación.

Y es que la vida del mentor, en ciertas ocasiones, no es tan sencilla como parece, ya que una de las tareas que más me llamó la atención y más pude aprender es cómo podríamos afrontar ciertos casos “llamativos y verídicos” de voluntarios  europeos que han tenido algunas de las organizaciones con las que estábamos. Y es que, como en muchas ocasiones comentábamos, hay ciertos momentos en los que “los mentores necesitamos un mentor personal para no volvernos locos”.

Por otro lado, estos training aparte de para aprender un montón acerca del tema que se esté trabajando, sirve también para conocer más la cultura de los distintos países gracias a las noches interculturales en las que cada organización habla un poco de sus respectivos países y nos acercan un poco a la gastronomía del lugar.

Para finalizar, me gustaría recuperar una frase que a día de hoy me sigue marcando en cada uno de los proyectos que participo:

“You’ll never be completely at home again, because part of your heart always will be elsewhere. That is the price you pay for the richness of loving and knowing people in more than one place.”